Crema dulce de calabacín y manzana

Hace ya algunas semanas que la temporada natural del calabacín en España ha ido dejando paso a la de su prima cucurbitácea mayor, la calabaza. No obstante, para los que alimentamos la nevera con el fruto de la huerta burgalesa, es habitual encontrar aún a estas alturas del otoño algún que otro calabacín que llevar a la mesa.

Si en vuestra casa reina la hartura ante la perspectiva de otra crema insulsa de verdura, no hay mejor alternativa que armarse de paciencia y dos sartenes a fuego lento y pasar por la plancha el calabacín en rodajas. Si lográis el punto perfecto —un poco crujiente y caramelizado—, hablamos de un manjar imbatible. Pero como preparar un calabacín así lleva más tiempo que el que tarda la planta en madurarlo, conviene tener una alternativa a mano.

Esta crema no es fruto de la casualidad. La fruta es algo con lo que siempre me gusta experimentar en los platos, y una manzana pochadita a fuego lento en compañía de cebolla y ajo es una fuente inagotable de sorpresas agradables en la cocina. Así aparecía en aquella receta de pasta con salsa de manzana y chips de verdura, en nuestros guisantes cremosos con jamón, o en la pizza burgalesa que nos inventamos en aquel primer #amimanera de Madresfera. La de hoy es bien sencilla, y el resultado es una crema con un punto dulce espectacular.

Continúa leyendo Crema dulce de calabacín y manzana

Pasta con salsa de manzana y chips de verdura

Cuando cocinar se convierte en una obligación diaria no es difícil que terminemos encontrándonos ante algo parecido al bloqueo del escritor. «¿Qué pongo hoy para comer…?». Por fortuna, la cocina nos brinda recursos mucho más socorridos que la pluma a la hora de salir del apuro. Los más sencillos e inmediatos son probablemente los platos comodín, aquellos que admiten que les pongamos encima prácticamente cualquier cosa para obtener un resultado, como mínimo, comestible. Pasta, arroz, pizza, huevos revueltos, empanadillas, croquetas… No le hacen ascos a casi nada.

Eso conlleva un problema menor, como es el hecho de que resulte difícil repetir aquel menú que resultó espontáneamente delicioso y que nos inventamos en diez minutos con los restos que pudimos rescatar del fondo de la nevera un domingo a última hora. Me sucede habitualmente con la pasta, para la que me invento salsas y aliños que, pasado un tiempo, soy incapaz de recordar. Por eso dejo aquí de vez en cuando anotada alguna receta que nos gustó especialmente, por si en uno de esos días de atasco culinario nos sirven para echar mano de ellas y comer algo decente.

La pasta que os propongo hoy bebía de la misma fuente de inspiración que la pizza que tuve que inventarme un día para aquel #amimanera de @Madresfera: mi tierra burgalesa. Aquella reineta de Caderechas se quedó esta vez, eso sí, en manzana roja madrileña, pero la esencia de la combinación de sabores seguía siendo la de esa fruta ácida y dulce pochada despacito con una buena cebolla horcal burgalesa y una zanahoria de la huerta del tío Julio.

Continúa leyendo Pasta con salsa de manzana y chips de verdura

Pizza burgalesa #amimanera

A estas alturas ya deberíais saber que soy enfermizamente tímido y, si no lo sabéis, ya os lo digo yo que me conozco: soy tímido. Aún hoy no me explico qué tipo de enajenación mental transitoria sufrí para que no se me ocurriera otra cosa que proponerle nada más y nada menos que a Madresfera jugar a algo que yo llamé «las recetas encadenadas», siguiendo un poco la idea de lo que se me ocurrió hacer con las sobras de una deliciosa receta de garbanzos de Marujismo que en casa convertimos en una estupenda cena de empanadillas.

El caso es que entre simpáticas conversaciones tuiteras, «jijis» y «jajas», Madresfera recogió el guante con elegancia y lo transformó en una estupenda iniciativa que ojalá vea una gran participación de entre tantos mamás y papás cocinillas como hay en esta red de blogueros. Lo llamó #amimanera y se estrenó la semana pasada con la primera llamada a las cocinas en busca de nuestras recetas de pizza casera. Tendría bemoles que me perdiera yo la primera convocatoria, así que os traigo hoy la receta —aproximada, como siempre— de la que mamá calificó como «la mejor pizza que has hecho hasta ahora en casa».

Si habéis leído alguna de mis anteriores recetas, ya os habréis ido dando cuenta de que básicamente me limito a arrojar infinidad de ingredientes a una cazuela hasta que están cocinados. No es de extrañar, por tanto, que en la foto de los materiales que vamos a necesitar para esta receta me haya olvidado la mitad con la emoción de hacer las fotos de la elaboración paso a paso.

Ingredientes para la pizza burgalesa

Os adelanto también que esta no es una pizza para un día cualquiera. Primero, porque es contundente en abundancia. Segundo, porque contiene muchas elaboraciones que es probable que tengamos que haber preparado el día anterior si no forman parte habitual de nuestra despensa. Pero no adelantemos acontecimientos; vamos con la receta.

Continúa leyendo Pizza burgalesa #amimanera