Brócoli al horno

Nada tan injusto como el odio al brócoli. La propia palabra ha quedado ya imbuida de connotaciones que la convierten en el paradigma de lo asqueroso, lo maloliente y lo poco apetecible. El pobre, culpable tan solo de ser primo de la coliflor y el hedor con que esta puebla los pasillos de casa cuando se la recuece sin contemplaciones.

Es cierto que esta verdura presenta un sabor fuerte y una textura peculiar. Estamos acostumbrados a que nos la sirvan descolorida, «blandurria» y sin gracia ninguna. La culpa es nuestra por desgraciarlo en la cocina.

Afortunadamente, en casa hemos aprendido desde bien pequeños a apreciar brecol, coliflor y romanescu, cada uno con sus matices y peculiaridades. Nuestras hijas pueden devorar un plato de brócoli al vapor con entusiasmo; si, además, le añadimos un sofrito de ajo por encima… cabe incluso la posibilidad de que esa cena sea la protagonista en nuestra rutina final de «lo mejor de tu día».

Con esta receta vamos un paso más allá. El brócoli quedará ligeramente crujiente, acompañado de una mezcla de toques salados y sabor a monte. Lejos queda la imagen de esos arbolitos blandos de rancho de comedor penitenciario. En esta casa vuelan del plato. ¿Vamos?

Continúa leyendo Brócoli al horno