Crema dulce de calabacín y manzana

Crema dulce de calabacín y manzana

Hace ya algunas semanas que la temporada natural del calabacín en España ha ido dejando paso a la de su prima cucurbitácea mayor, la calabaza. No obstante, para los que alimentamos la nevera con el fruto de la huerta burgalesa, es habitual encontrar aún a estas alturas del otoño algún que otro calabacín que llevar a la mesa.

Si en vuestra casa reina la hartura ante la perspectiva de otra crema insulsa de verdura, no hay mejor alternativa que armarse de paciencia y dos sartenes a fuego lento y pasar por la plancha el calabacín en rodajas. Si lográis el punto perfecto —un poco crujiente y caramelizado—, hablamos de un manjar imbatible. Pero como preparar un calabacín así lleva más tiempo que el que tarda la planta en madurarlo, conviene tener una alternativa a mano.

Esta crema no es fruto de la casualidad. La fruta es algo con lo que siempre me gusta experimentar en los platos, y una manzana pochadita a fuego lento en compañía de cebolla y ajo es una fuente inagotable de sorpresas agradables en la cocina. Así aparecía en aquella receta de pasta con salsa de manzana y chips de verdura, en nuestros guisantes cremosos con jamón, o en la pizza burgalesa que nos inventamos en aquel primer #amimanera de Madresfera. La de hoy es bien sencilla, y el resultado es una crema con un punto dulce espectacular.

La lista de la compra

Para unos cuatro platos de puré —y quizá algún cazo extra para repetidores— necesitamos:

  • 500 g de calabacín.
  • 250 g de patata.
  • 1 manzana Golden.
  • ½ cebolla grande (pero grande, grande).
  • 2 dientes de ajo.
  • 400 ml de caldo de verdura (también sirve un caldo de cocido, como el de los garbanzos con berza que empleamos el día que estrenábamos esta receta en casa).
  • 1 dedo de cúrcuma fresca.
  • 1 ramillete de perejil fresco.
  • 1 pizca de albahaca seca.
  • 1 pizca de sal de apio.
  • 1 pizca de pimienta negra.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

El camino a la perdición

  1. Pelamos la cebolla, la picamos (no hace falta que sea muy muy fino) y en una cazuela amplia con un chorro de aceite empezamos a pocharla muy despacio.
  2. Pelamos los ajos, los fileteamos con un corte grueso y los añadimos a la cebolla.
  3. Lavamos y pelamos la manzana, la cortamos en dados medio pequeños y la incorporamos al sofrito. Vamos removiendo de vez en cuando.
  4. Lavamos y troceamos el calabacín en dados, tampoco muy grandes. Al pasarlo a la cazuela, podemos ya subir el fuego un pelín para que todos los ingredientes anteriores empiecen a dorarse. Cebolla, ajo, calabacín y manzana aportan todos un sabor dulce muy rico si dejamos que caramelicen un poco.
  5. Lavamos, pelamos y picamos la patata en dados pequeños. Subimos otro poco el fuego y salteamos el conjunto en la cazuela durante tres o cuatro minutos.
  6. Cuando veamos que el sofrito se va dorando y que amenaza con pegarse, pelamos y rallamos la cúrcuma (cuidado: mancha mucho), picamos el perejil sin tallos y lo unimos todo ello al fuego junto con el resto de las especias. Incorporamos entonces el caldo de verduras y dejamos que la patata termine de cocerse a fuego lento antes de batir.

    Sofrito de manzana, cebolla y calabacín

  7. Para terminar, rectificamos de sal si es necesario ¡y listo!

El truco final

No hay truco que valga: lo único importante en esta receta es tener paciencia para que el sofrito se cocine muy despacio y vaya liberando los azúcares que caramelicen en la cazuela. Queremos que todo quede doradito para darle el puntazo dulce a la crema y que nadie pueda resistirse a las verduras.

2 comentarios en “Crema dulce de calabacín y manzana”

  1. Querido Papá:
    Muchas gracias por la receta. Tengo intención de prepararla, pero me asaltan unas dudas:
    – Si en lugar de manzana golden uso, por ejemplo, reineta, ¿crees que la receta saldría igual de buena? ¿Lo habéis probado?
    – Nunca he cocinado con cúrcuma. ¿Tiene un sabor muy fuerte y/o extraño que personas pequeñas puedan rechazar? En casa sí que probamos cositas diferentes, aunque tampoco muy arriesgadas…
    Gracias de antemano por tu atención.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Hola, Clara:

      La reineta es una manzana estupenda también para cocinar. Con la textura que da, queda de maravilla también. Mientras no uses una Granny Smith, que es muy ácida, probablemente cualquier tipo de manzana haga el apaño ;).

      La cúrcuma tiene un sabor muy particular. Nosotras la utilizamos habitualmente para cocinar legumbres y platos de inspiración asiática. No es especialmente fuerte, y en un plato con tanto sabor es difícil identificarla, pero si te da miedo puedes prescindir de ella. O eso, o usar un poquito e ir probando en otras recetas para ver si os gusta el resultado; es raro encontrarla a granel y en los envases suelen venir trozos como para cocinar unas cuantas veces…

      Muchas gracias por tu comentario y tu tiempo. Espero que os guste el resultado 😉

      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s