Crema dulce de calabacín y manzana

Hace ya algunas semanas que la temporada natural del calabacín en España ha ido dejando paso a la de su prima cucurbitácea mayor, la calabaza. No obstante, para los que alimentamos la nevera con el fruto de la huerta burgalesa, es habitual encontrar aún a estas alturas del otoño algún que otro calabacín que llevar a la mesa.

Si en vuestra casa reina la hartura ante la perspectiva de otra crema insulsa de verdura, no hay mejor alternativa que armarse de paciencia y dos sartenes a fuego lento y pasar por la plancha el calabacín en rodajas. Si lográis el punto perfecto —un poco crujiente y caramelizado—, hablamos de un manjar imbatible. Pero como preparar un calabacín así lleva más tiempo que el que tarda la planta en madurarlo, conviene tener una alternativa a mano.

Esta crema no es fruto de la casualidad. La fruta es algo con lo que siempre me gusta experimentar en los platos, y una manzana pochadita a fuego lento en compañía de cebolla y ajo es una fuente inagotable de sorpresas agradables en la cocina. Así aparecía en aquella receta de pasta con salsa de manzana y chips de verdura, en nuestros guisantes cremosos con jamón, o en la pizza burgalesa que nos inventamos en aquel primer #amimanera de Madresfera. La de hoy es bien sencilla, y el resultado es una crema con un punto dulce espectacular.

Continúa leyendo Crema dulce de calabacín y manzana