Brócoli al horno

Nada tan injusto como el odio al brócoli. La propia palabra ha quedado ya imbuida de connotaciones que la convierten en el paradigma de lo asqueroso, lo maloliente y lo poco apetecible. El pobre, culpable tan solo de ser primo de la coliflor y el hedor con que esta puebla los pasillos de casa cuando se la recuece sin contemplaciones.

Es cierto que esta verdura presenta un sabor fuerte y una textura peculiar. Estamos acostumbrados a que nos la sirvan descolorida, «blandurria» y sin gracia ninguna. La culpa es nuestra por desgraciarlo en la cocina.

Afortunadamente, en casa hemos aprendido desde bien pequeños a apreciar brecol, coliflor y romanescu, cada uno con sus matices y peculiaridades. Nuestras hijas pueden devorar un plato de brócoli al vapor con entusiasmo; si, además, le añadimos un sofrito de ajo por encima… cabe incluso la posibilidad de que esa cena sea la protagonista en nuestra rutina final de «lo mejor de tu día».

Con esta receta vamos un paso más allá. El brócoli quedará ligeramente crujiente, acompañado de una mezcla de toques salados y sabor a monte. Lejos queda la imagen de esos arbolitos blandos de rancho de comedor penitenciario. En esta casa vuelan del plato. ¿Vamos?

Continúa leyendo Brócoli al horno

Natillas de chocolate y plátano sin azúcar

En casa no somos muy partidarios mamá y yo de proponer equivalentes saludables a productos que habitualmente no lo son. El mensaje que lanzamos a los niños ofreciéndoles de continuo helados, galletas o postres sin azúcar puede resultarles confuso. Preferimos centrarnos en alimentos frescos. Ahí no hay lugar para el error. Por eso, ahora que hemos encontrado nuestra frutería de confianza, no es de extrañar que el chico que nos atiende se sorprenda de que repitamos compra de varios kilos de fruta al menos un par de veces por semana.

No obstante, a nadie amarga un dulce, y de vez en cuando nos gusta probar. Comprar un día un helado por «San Porquesí» o cocinar un postre casero original un martes cualquiera de julio nos sirve para alejar dos fantasmas nutricionales: Por un lado, aquel que asocia inevitablemente cualquier día especial a la comida lechona. Por otro, el sentimiento de prohibición que tan a menudo termina despertando en los niños un deseo ansioso e irrefrenable por devorar hasta a escondidas aquellos dulces que normalmente sienten como vetados.

A pesar del ritmo al que consumimos la fruta, el calor estival juega a veces en nuestra contra. Quizá hayamos atravesado un par de días más del lado de la nectarina y la sandía, y dos de los plátanos de la docena que compramos el lunes llegan al jueves agonizando en la cesta de la fruta. En ese caso, una receta dulce de aprovechamiento como la de hoy acude siempre al rescate. Nos vale un simple batido de leche y plátano, pero también podemos aprovecharlos para darle consistencia a un helado casero de fruta congelada batida o a unas natillas.

Natillas de fruta sin azúcar las hemos probado en varias ocasiones. De papaya o papayón, de caqui… Pero el resultado que más nos gusta, sin lugar a dudas, es el de esta versión con plátano. Es cierto que mantienen un regusto bananil que quizá no agrade a quien reniega del plátano como nuestra amiga Natalia, pero el conjunto nos parece el más aproximado a lo que uno espera cuando se come unas natillas de chocolate.

Continúa leyendo Natillas de chocolate y plátano sin azúcar