Salsa anisada de yogur y menta

Salsa anisada de yogur

Hace poco un conocido de mis padres se unió a nosotras durante una comida familiar. Siendo extranjero, imagino que esperaba catar así parte de la gastronomía tradicional burgalesa —o, al menos, española— que habitualmente forma parte de las mesas festivas en nuestro país. Su cara al descubrir el menú que habíamos preparado mamá y yo no podía esconder la sorpresa.

Y es que en esta casa se cocina de todo menos tradicional. O, mejor dicho, se cocina de todo «además de» tradicional. Nos encanta buscar inspiración en la gastronomía del otro extremo del globo y en la del pueblo de al lado, y por eso comer es uno de los incentivos fundamentales que encontramos nosotras en cualquier viaje. De ese recorrido nacen a veces burdas imitaciones, éxitos inesperados y mezclas interesantes que corremos a apuntar para que no caigan en el olvido.

Una de las mezclas que ha habido que repetir una y otra vez es la de esta salsa aromática de yogur. Nos sirve tanto para acompañar unos bhajis de cebolla o unos kibbeh de carne, como de postre original si nos gustan los yogures sin azúcar. Nuestras hijas lo estuvieron reclamando así durante días después de haberlo catado por primera vez en una de nuestras cenas menos ortodoxas.

La lista de la compra

  • 2 yogures naturales sin azúcar. Los que más os gusten.
  • 2 cucharadas de hojas de menta o hierbabuena fresca picadas.
  • 1 cucharada de semillas de anís, hinojo o alcaravea (quizá podáis conseguir estas dos últimas en herbolarios y tiendas de dietética; el anís es más habitual encontrarlo entre las especias de cualquier tienda de alimentación o supermercado).
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • ½ cucharadita de sal.

El camino a la perdición

La receta no esconde más misterio del que uno podría suponer leyendo los ingredientes:

  1. Vaciamos los yogures en un bol en el que podamos mezclar con comodidad.
  2. Lavamos la menta o hierbabuena, secamos bien con papel de cocina y picamos las hojas bastante fino con el cuchillo.
  3. Incorporamos las semillas que le darán el toque anisado, el zumo del limón exprimido y la sal.
  4. Mezclamos muy bien con un tenedor ¡y listo!

El truco final

Las semillas de hinojo, anís o alcaravea tienen todas un sabor bastante similar. También se parecen en que desprenden más aroma si las tostamos brevemente en una sartén caliente sin aceite con cuidado de que no se quemen.

Si queréis conseguir una textura más cremosa a la salsa, basta con reemplazar el yogur natural por algún tipo de yogur griego también sin azúcar.

Anuncios

2 comentarios en “Salsa anisada de yogur”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s