Huevos rellenos de falso guacamole

Huevos rellenos de falso guacamole

En esta casa somos muy de guacamole. No tanto del aguacate porque sí, pero sí del guacamole. Intentamos ser fieles a la receta tradicional, aunque nos cuesta encontrar jalapeños y nos vemos obligados a experimentar con pimientos de Padrón, piparras y pimientos pequeños en general. Como lo comemos a menudo, nos gusta probar de vez en cuando con alguna variación original. Cambiamos el tomate pera por uno kumato; le añadimos mango a la mezcla de pulpa; o variamos las proporciones de los ingredientes básicos.

«Huevos rellenos». Así rezaba la entrada que ocupaba la casilla de un día cualquiera en la pizarra que recoge nuestro plan semanal de comidas. Rellenos, sin más. Como si fueran a rellenarse solos… Poniendo en riesgo la integridad de nuestra salud mental nos vimos obligados a idear un relleno fácil y gustoso con el que completar la ocurrencia. «¿Y por qué no guacamole?» El resultado es muy cremoso y nos permitió huir con soltura de lo que bien podrían haber terminado siendo unos huevos cocidos con atún de lata y mayonesa.

La lista de la compra

Podéis variar las cantidades en función del número de huevos que queráis obtener y de si lo servís como entrante o como plato único para una cena fresquita, por ejemplo. Para cenar tres personas necesitamos:

  • 9 huevos.
  • 1 aguacate maduro. A nosotros el que más nos gusta es el de la variedad Hass.
  • 1 tomate pera maduro.
  • ½ cebolleta pequeña.
  • 9 colas de gambón o de gamba grande.
  • 2 cucharadas de cebolla frita crujiente.
  • 1 cucharada de cilantro fresco picado.
  • ½ cucharada de perejil seco.
  • ½ cucharada de ajo en polvo.
  • Aceite de oliva virgen extra y aceite de girasol.
  • Sal y vinagre.

El camino a la perdición

  1. Los huevos

    1. Cocemos 8 huevos con cuidado de que no se rompan. Podéis encontrar infinidad de consejos prácticos en Internet sobre cómo evitarlo, así como para lograr el punto de cocción ideal para rellenarlos y, sobre todo y más importante, para conseguir que la yema quede lo más centrada posible para facilitar esa operación.
    2. Una vez cocidos, los enfriamos rápidamente con agua para detener la cocción. Los pelamos y dejamos que se enfríen bien antes de abrirlos con cuidado por la mitad. Retiramos las yemas y reservamos 5 de ellas para el relleno. Apartamos el resto para cualquier otra elaboración que se os ocurra.
  2. El relleno

    1. Abrimos el aguacate con un cuchillo y extraemos toda la pulpa con una cuchara. La pasamos a un bol (no hace falta que sea especialmente grande) y trituramos la carne aplastándola con un tenedor hasta que dejemos de encontrar trozos grandes.
    2. Lavamos y secamos el tomate y lo picamos en dados bastante pequeños. Trataremos de recoger todo el jugo que suelte para incorporarlo junto con el tomate picado al mismo bol que el aguacate.
    3. Retiramos las hojas verdes de la cebolleta y la capa exterior. Picamos la mitad de la cebolleta en una brunoise fina finolis y la añadimos a lo que será nuestro relleno de falso guacamole.
    4. Unimos las 5 yemas cocidas y una pizca de sal a todo lo anterior y removemos bien aplastando con el tenedor hasta que tengamos una masa pastosa bien uniforme. No se trata de hacer un puré con la batidora; basta con que quede relativamente fino y homogéneo para poder rellenar cómodamente los huevos. Si hace falta, corregimos el punto de sal.
  3. La mayonesa

    1. En un vaso de batidora ponemos con cuidado el huevo crudo que nos había sobrado junto con un chorrito de vinagre y una pizca de sal.
    2. Incorporamos despacito un vaso de aceite de girasol haciéndolo resbalar por el lateral del vaso de batidora.
    3. Llevamos el brazo de la batidora hasta el fondo del vaso y lo ponemos en marcha a la velocidad mínima que nos permita. Cuando veamos que la mayonesa empieza a tomar cuerpo, vamos subiendo poco a poco el brazo de la batidora en marcha para que todo el resto de la mezcla quede ligado. Una vez llegamos arriba, repetimos lentos movimientos descendentes y ascendentes para homogeneizar toda la mayonesa.
    4. Lavamos y picamos bien fino el cilantro si no lo habíamos hecho ya y lo añadimos a la salsa. Mezclamos otro poco con la batidora y reservamos la mayonesa.
  4. El montaje

    1. Pelamos las colas de gambón y les retiramos la tripa.
    2. En una sartén pequeña calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando alcance buena temperatura, añadimos las gambas junto con el perejil y el ajo secos. Dejamos que se cocinen bien las colas, las retiramos del aceite y reservamos.
    3. Sobre cada mitad de huevo cocido disponemos un par de cucharadas de falso guacamole rellenando el hueco de la yema y la superficie del huevo. Añadimos por encima una cucharadita de mayonesa de cilantro, una pizca de cebolla frita crujiente y media cola de gamba cortada longitudinalmente.

El truco final

Hay quien prefiere comer los huevos rellenos fríos y quien los toma a temperatura ambiente. En este caso, nosotros no solemos poner nunca el guacamole en la nevera, así que esta receta la comemos también templada, bien porque los huevos están recién hechos o bien porque los sacamos un rato antes del frigorífico. En cualquier caso, como el aguacate se oxida con facilidad, conviene esperar hasta el último momento para hacer el montaje y no dejar los huevos rellenos de un día para otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s