Huevos con tomate

Huevos con tomate

Como casi todas mis recetas, ésta también llega tarde. Es una de las que utilizamos habitualmente después del verano para ir dando salida a esos últimos tomates maduros que nos llegan de la huerta burgalesa. Es también uno de los platos estrella de mamá y, aunque la elaboración es sencilla y sólo requiere un poco de paciencia y otro poco de delicadeza, el resultado no puede ser más sabroso. ¿Os animáis?

La lista de la compra

  • 2 tomates grandes por persona. Si son más pequeños o si utilizáis tomates pera, por ejemplo, podéis ajustar un poco a ojo añadiendo más. No es una medida exacta. Lo que sí es recomendable es que sean los más maduros que podáis encontrar.
  • 2 huevos grandes por persona.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Orégano seco.
  • Sal.

El camino a la perdición

  1. Lavamos los tomates. Si tenéis tiempo y ganas, podéis pelarlos, aunque no es imprescindible. Nosotros los utilizamos habitualmente con piel, pero si os molesta encontrárosla en la comida, no hay problema en que la retiréis primero.
  2. Cortamos los tomates en trozos grandes. No hace falta picarlos. Es bueno hacerlo directamente sobre la sartén o sobre algún otro tipo de recipiente para que el zumo que vayan perdiendo en el proceso no se pierda. 

    Tomates picados en trozos grandes

     

  3. Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén amplia y lo vamos calentando. Cuando esté listo, añadimos los tomates cortados y vamos sofriéndolos despacito a fuego medio hasta que adquieran el aspecto de una salsa espesa con tropezones.

     

    Tomates sofritos

     

  4. Aderezamos el puré de tomate con unos puñados generosos de orégano y una pizca de sal.

     

    Tomates sofritos con orégano

     

  5. Mantenemos la salsa en el fuego mientras seguimos removiendo hasta que haya evaporado buena parte del líquido y da la impresión de que va a empezar a secarse y pegarse. Con mucho cuidado partimos los huevos y los depositamos delicadamente sobre la salsa.

     

    Huevos sobre salsa de tomate sofrito

     

  6. Ponemos un pelín de sal sobre cada huevo y, con todo el cuidado de que un ser humano es capaz, vais removiendo la salsa que rodea la yema de cada huevo. El tomate se irá mezclando con la clara dando lugar a una especie de revuelto, mientras los huevos se van cocinando con el propio calor de la sartén sin necesidad de freírlos en aceite.
  7. Cuando veamos que ya no queda nada de ese moco translúcido del huevo crudo, retiramos del fuego y con una espátula o una espumadera vamos sirviendo las yemas en un plato con cuidado. No os imagináis los espumarajos de odio que lanza mamá por la boca en las raras ocasiones en que algún huevo se le rompe justo en este punto del proceso.

     

    Huevos con tomate

     

  8. Terminamos repartiendo el revuelto de claras y tomate en los platos y ya estamos listos para disfrutar con un buen trozo de pan en la mano para ir untando y empujando. Se han dado casos de comensales que han dado buena cuenta del plato completo sin echar mano del tenedor. Ahí lo dejo.

El truco final

Soy tan dado a ponerle todo tipo de especias a la comida que a veces no sabemos ya ni lo que estamos comiendo. Sin embargo, no nos hemos acostumbrado todavía demasiado a los condimentos más naturales, así que la mayoría de los tarritos de nuestra cocina son especieros de supermercado.

Hay unas pocas hierbas, eso sí, que llegan de vez en cuando desde nuestra huerta favorita, la del tío Julio. Entre ellas destaca sobremanera el orégano. La diferencia entre utilizar orégano seco de supermercado y el que secan el tío y la bisabuela en la cocina vieja del pueblo es abismal. Si podéis haceros con un ramillete, no lo dudéis. Las pizzas, estos huevos con tomate y cualquier otra receta en la que utilicéis orégano ganarán muchísimo con el cambio.

Anuncios

4 comentarios sobre “Huevos con tomate”

  1. Ay que había comentado y no sé qué ha pasado!!! Aún a riesgo de repetirme diré que tengo unas ganas locas de hacer esta receta en casa (aunque ya sabéis que para mi jejeje). Y tenemos suerte porque tenemos el mejor orégano del mundo ❤

    Me gusta

    1. Es que creo que estás comentando alternativamente como Diana y como tu alter ego Marujismo ;). Y como no habías comentado nunca en este segundo rol, me pedía confirmación del primer comentario para comprobar que no eres una troll spammer.

      Todo arreglado. Ahora ya tienes libertad para ser Marujismo o Diana 😉

      Me gusta

  2. Nosotros somos afortunados por tener ese orégano estupendo 🙂
    Fan de la huerta del tío Julio…
    A ver que noche me hago esto para cenar que desde que me lo contasteis le tengo muuuchas ganas. Mmmmm… Qué rico suena de verdad!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s