Pájaro Amarillo

«Pájaro Amarillo»

Nuestra pequeña biblioteca a ras de suelo ha crecido bastante en las últimas semanas gracias a alguna compra y a un buen puñado de donaciones (benditos sean los buenos vecinos amigos de los niños). Entre las compras, hay una que destaca muy por encima de todas a los ojos de la dueña última de la biblioteca: «Pájaro Amarillo».

Se trata del segundo título de la colección que la ilustradora Olga de Dios tiene previsto dedicar a cada uno de los personajes de un cuento del que ya os hablé, «Monstruo rosa». Tenemos echado el ojo a la obra «Buscar» de la misma autora que nos recomendó Estrella aquel día, pero en cuanto vimos que el cuento del que os hablo hoy formaba parte de la misma historia que la del entrañable rosado bicho peludo, tuvimos claro que se tenía que venir a casa con nosotros.

Hubo un segundo motivo que nos impulsó a hacernos con el libro, y es que está lleno de animales, en particular, de aves. Y teniendo en cuenta que nuestra hija está en plena fiebre de locura por los pájaros, el éxito estaba garantizado. Desde que lo ojeamos en la tienda se enamoró del cuento. Su minúsculo dedo índice no duda ni un instante antes de posarse sobre ese lomo azul clarito que identifica claramente su nuevo cuento preferido.

Se llena de ternura cuando aparece el oso triste que se quiere mudar al Polo Sur. Conoce de memoria el nombre de todas y cada una de las especies de aves que aparecen en las coloridas páginas del álbum. Pero sobre todo y por encima de todo, le chifla el personaje del mejor amigo de Pájaro Amarillo: Teo el cartero. Últimamente prescinde de todo el hilo argumental anterior y prefiere saltar directamente a las páginas en las que Teo entra en escena. Incluso se emociona y se llena de nervios cuando llaman al timbre en casa y decimos que a lo mejor es Teo quien viene a entregarnos una carta… No veáis con qué reverencia y excitación contempla desde entonces a los carteros por la calle. ¡Quién sabe si no serán amigos de Teo también!

La historia que nos trae «Pájaro Amarillo» es lo suficientemente rica como para leerla y releerla tantas veces como probablemente nos exija una lectora ávida como la nuestra. Es cierto que quizá sea aún un poco pequeña para entender la moraleja que pretende transmitir el cuento, pero nos puede servir para multitud de otros propósitos. Éste álbum ilustrado nos enseña el valor de las cosas compartidas y la satisfacción que produce el haber sido capaces de ayudar a otros.

Mientras esperamos a que una niña de menos de dos años madure lo suficiente como para aprehender todo lo que se esconde tras una historia tan aparentemente sencilla, este libro nos ha servido para afianzar mucho vocabulario, para practicar las comparaciones de tamaño, los colores, las partes del cuerpo… Las posibilidades solo están limitadas por nuestra imaginación.

De hecho, de esa misma imaginación han surgido nuevos juguetes con los que trastear en el salón de casa, como un «casco de pintar» que nuestra pequeña artista se empeñó en querer probar desde que descubrió el que Pájaro Amarillo había inventado para sus amigos, los demás pájaros.

Para terminar, me gustaría destacar un aspecto curioso que quizá se quede en el terreno de lo anecdótico, pero que le da sin duda más valor aún al cuento. Y es que está publicado con una licencia Creative Commons, por lo que podemos decir que es plenamente coherente y consecuente con el espíritu de compartición del que pretende hacernos partícipes. ¡Nos encanta «Pájaro Amarillo»!

Anuncios

4 comentarios sobre “«Pájaro Amarillo»”

  1. Ay nosotros también vimos un día de casualidad la librería pero ese día no encontramos nada. Habrá que volver 🙂

    Me ha gustado lo de que esté bajo licencia Creative Commons! No es algo habitual, no?
    Nos apuntamos el cuento porque a Mara también le encantan los animales.

    Me gusta

    1. A Lara le ha servido para aprenderse unos cuantos pájaros más, qué graciosa. No sé si a Mara se le quedará ya «pequeño» este cuento. La verdad es que no tengo ni idea de cómo evolucionan los niños en cuanto a la complejidad de los libros que les gustan…

      Y sí, lo de la licencia CC es muy original. En realidad te lo podrías hasta descargar para echarle un vistazo primero antes de comprarlo si quieres. Muy curioso.

      Me gusta

  2. Estoy deseando que mi terremoto crezca un poquito más para que disfrute tanto de la experiencia de la lectura como la gusanita. De momento nos dedicamos a pasar hojas y a intentar romper el forro de los libros que nos prestan amablemente en la biblioteca.
    Respecto a lo de ampliar el número de adquisiciones, tengo entendido que en la capital hay un buen número de librerías de segunda mano que tienen potables ejemplares infantiles. En concreto, me han sugerido visitar Re-read, en O’Donnell. Espero poder pasarme por ahí en mi próximo viaje relámpago a los madriles este mes.

    Me gusta

    1. Jajaja, lo de destruir los libros es el primer paso para terminar amándolos. La nuestra era más de arrancar las hojas y, sobre todo, los muñecos que sobresalían en algún cuento de esos «pop-up». Ahora ya solo los pisa cuando los tiene todos tirados por el suelo, pero una vez abiertos, le encantan.

      Y oye, tenemos que pasarnos por O’Donnell a ver esa librería que dices. Las que hemos visitado de segunda mano no tienen muchos libros infantiles de nuestro estilo, si acaso algunos ya más de lectura para cuando vayan creciendo, eso sí. ¡Gracias por la recomendación otra vez!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s