Guisantes encebollados con zanahoria

Guisantes encebollados con zanahoria

En esta casa nos encantan las legumbres. Lentejas, garbanzos o alubias no faltan nunca en nuestro menú semanal. Sin embargo, si hay una legumbre que forme parte habitual de nuestra dieta, ésa es sin duda el guisante. Porque sí, amigos, aunque su color quiera hacernos creer que se trata de una verdura u hortaliza, el guisante no es sino un tipo más de legumbre. Son sanos, fáciles de preparar e ideales para iniciarse en la aventura del baby led weaning, así que ¿por qué no incorporarlos a nuestra dieta?

Unos buenos guisantes con jamón constituyen seguramente la receta más popular con estas agradecidas pelotitas verdes en el acervo gastronómico de nuestro país. Es un clásico entre los primeros platos de esos menús del día a 10€ que pueblan las aceras de nuestras ciudades. En alguna ocasión en la que la lista de la compra nos ha fallado, nosotros hemos probado a cocinarlos sustituyendo unos inexistentes taquitos de jamón por chorizo, tengo que decir que con éxito de crítica y público.

No obstante, desde que hicimos bueno en casa aquello del «donde comen dos comen tres», tratamos de no abusar de las carnes procesadas en forma de embutidos que suelen presentar una cantidad importante de sal. Por eso, un día se me ocurrió tratar de reemplazar el jamón o el chorizo por una alternativa un poco más saludable: la zanahoria. No sé si lo conseguí, pero el resultado nos gustó y desde entonces contamos con una posibilidad más a la hora de preparar guisantes en casa. Os cuento cómo.

La lista de la compra

Como siempre en esta casa, para dos adultos y una niña pequeña de buen comer vamos a necesitar:

  • 500g de guisantes congelados. He leído que unos buenos guisantes frescos no hay quien los iguale con una bolsa de congelados, pero para mí los guisantes frescos son un ser mitológico del mismo álbum de cromos que los unicornios. He sido incapaz de encontrarlos. Nosotros hemos probado con guisantes congelados y de bote y, sin ninguna duda, nos quedamos con los congelados.
  • 1 zanahoria grande.
  • 1 cebolla mediana, del tamaño típico de cebolla de malla de supermercado. Si es muy grande, como las que nos da el tío Julio a nosotros cuando es temporada de cebollas, puede valer con media.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cucharada de harina de trigo, normal o integral.
  • 1 trocito de tocino. Y diréis «pues menudo negocio si quitamos el jamón y añadimos tocino», y razón lleváis. Pero es un trozo pequeño para dar sabor; no nos lo vamos a comer. Nosotros congelamos los recortes de tocino limpio del tradicional jamón de Navidad y los vamos utilizando en guisos a lo largo del año para dar un poco más de sabor y sustancia.
  • 1 cucharadita de carne de pimientos choriceros. Si sois muy profesionales, extraeréis la carne vosotros mismos después de haberlos puesto en remojo el día anterior. Si sois como yo, podéis utilizar la versión de tarro que venden en muchos supermercados.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • Pimienta negra.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

El camino a la perdición

  1. Picamos la cebolla en trozos pequeños y empezamos a rehogarla despacito con aceite de oliva en una sartén amplia. Enseguida pelamos y picamos también muy fino el ajo y lo añadimos a la cebolla. Podemos poner ya también en la sartén el trocito de tocino. Además de darle sabor, irá soltando algo de grasa y ayudará a que el sofrito no se pegue aunque no añadamos más aceite.
  2. Lavamos y pelamos la zanahoria y la cortamos en taquitos pequeños de no más de medio centímetro en el lado más largo. Será lo que ocupe el lugar de los habituales trozos de jamón. Cuando esté listo, lo incorporamos a la sartén y seguimos sofriéndolo todo despacito dándole una vuelta de vez en cuando.
  3. Añadimos una pizca de sal y un par de golpes del pimentero a la sartén y removemos bien.
  4. Mientras van cogiendo color las verduras, ponemos abundante agua con sal en una cazuela y esperamos hasta que empiece a hervir. En cuanto lo haga, añadimos los guisantes congelados con cuidado de no salpicarnos y provocarnos una desgracia en la mano.
  5. Los guisantes tardan menos de 10 minutos en estar cocidos, así que dejamos que la cebolla y la zanahoria sigan cocinándose y los retiramos del fuego antes de que empiecen a quedarse duros otra vez por un exceso de cocción. Los escurrimos.
  6. Cuando la cebolla empiece a amarillear después de haber pasado por ese punto traslúcido clásico, añadimos la cucharada de harina a la sartén y lo removemos hasta que veamos que no quedan grumos ni harina cruda. Dejamos que se fría unos segundos.
  7. Añadimos la cucharadita de pimentón dulce y, acto seguido y antes de que se queme, un vaso de agua y la carne de pimientos choriceros. El pimentón y los pimientos recordarán al chorizo que nos hemos ahorrado.
  8. Mantenemos todo al fuego removiendo poco a poco hasta que veamos que la salsa ha ligado y que no quedan agua ni harina sueltas. Podemos incorporar poco a poco más agua si vemos que la salsa lo pide o añadir algo más de harina si nos hemos pasado con el agua. Con dos cucharadas de harina la salsa queda quizá demasiado espesa. Se trata de que los guisantes tengan cierta gracia alrededor, no de hacer guisantes con bechamel.

El truco final

Cuando vayáis a escurrir los guisantes, podéis hacerlo sobre un cazo o cualquier otro tipo de recipiente. Si lo hacéis así en lugar de tirar el agua de cocción por el fregadero, podéis utilizar un vaso de esta misma y no agua del grifo. Así conseguiréis que la salsilla tenga aún mucho más sabor a la verdura igual que cuando utilizamos caldos de verdura o carne para cocer pastas o arroces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s