Pasta de centeno con salsa de zanahoria

Pasta de centeno con salsa de zanahoria

Entre las muchas verduras de temporada que asaltan nuestra despensa después del verano suelen pasar desapercibidas las zanahorias. No ocupan tanto como los enormes calabacines del tío Julio ni son tan abundantes como las decenas de tomates que nos traemos cada fin de semana de la huerta, pero también son numerosas y tenemos que ir buscando formas alternativas de darles salida poco a poco.

Aparte de comerlas crudas como aperitivo o en ensalada, las añadimos en buena parte de los sofritos que utilizamos como base de nuestros platos. Este año, sin embargo, hemos incorporado una receta nueva al menú semanal que a mamá le encanta y que nos sirve para consumir alguna zanahoria más: la salsa de zanahoria para los platos de pasta.

La lista de la compra

Pasta de centeno con salsa de zanahoria

Estas son las cantidades que nosotros utilizamos para 3 personas (2 adultos y una niña pequeña que come bastante):

  • 250g de zanahorias. Puede valer con una zanahoria hermosa si es tan grande como las que ha dado la huerta del pueblo este año, un par de ellas si son del tamaño habitual que encontramos en el supermercado, o un puñadito si son de las primeras de la temporada de huerta, bastante más pequeñas.
  • 200g de pasta integral de centeno.
  • 1 tomate pequeño, más o menos del tamaño habitual de los tomates en rama, aunque nosotros utilizamos uno de ensalada normal.
  • ½ cebolla, o algo menos si es una cebolla grande de las del tío Julio.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 vaso de leche entera de vaca.
  • ½ vaso de bebida de avena.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

El camino a la perdición

  1. Lavamos y pelamos las zanahorias.
  2. Cortamos las zanahorias en rodajas no muy gruesas, la cebolla en trozos pequeños y el ajo en láminas. Ponemos todo a pochar despacio en una sartén con aceite de oliva. La idea es que se dore todo bien y se empiece a caramelizar la cebolla, de ahí el hecho de que hable de rodajas finas y trozos pequeños. Añadimos una pizca de sal a las verduras.
  3. Lavamos y pelamos el tomate y lo cortamos en trozos grandes, intentando aprovechar el zumo que pierde el tomate al trocearlo para añadirlo todo a la sartén.
  4. Cuando la cebolla empiece a dorarse y antes de que se reduzca demasiado apagamos el fuego e incorporamos la leche y la bebida de avena a la sartén. Dejaremos que el líquido infusione un poco en la sartén caliente mientras preparamos la pasta.
  5. Ponemos a cocer la pasta en un cazo con abundante agua y una pizca de sal. La pasta integral de centeno se cuece enseguida, así que es importante estar atento para que no quede demasiado pasada.
  6. Mientras eliminamos el agua de la pasta en el escurridor, pasamos las verduras con la leche y la bebida de avena al vaso de la batidora y lo batimos todo hasta que quede una salsa lo más fina posible. Si veis que la salsa queda demasiado espesa, podéis añadir un poco más de leche o avena para licuarla un poco más.
  7. Añadimos una cucharada de aceite de oliva a la pasta y la removemos para que no se peguen unas piezas a otras. Una vez lista, emplatamos y salseamos con la crema de zanahoria que tendremos lista en la batidora.

El truco final

La zanahoria, la cebolla y el ajo le dan un sabor bastante dulce a la salsa. Si sois poco amigos de lo dulce, podéis jugar con la leche y la bebida de avena cambiando la proporción en función de lo dulce que sea la avena que consumís en casa. Eso, o cerrar esta página y pedir una pizza, porque la gracia de esta receta es precisamente el sabor dulce de las verduras pochadas a fuego lento —guiño, guiño—.

Obviamente, podéis sustituir la pasta integral de centeno por cualquier otro tipo de pasta que os guste. Cuando utilizamos salsas sencillas y uniformes en casa, nos gusta combinarlas con pasta que tenga cierta personalidad, pero para gustos, pastas…

Anuncios

2 comentarios sobre “Pasta de centeno con salsa de zanahoria”

  1. El tío Julio es… ❤ ¡Le queremos!
    Por cierto, ¿dónde habéis comprado la pasta de centeno? Y otra pregunta: ¿si sustituyo la leche por todo bebida de avena quedará bueno?
    Gracias, chef 😀

    Me gusta

    1. Jajaja, verás tú cuando se entere de que se está haciendo famoso…

      La pasta la compramos en una tienda de productos ecológicos que hay justo enfrente de Planeta Invisible. Vamos muy de vez en cuando, pero tiene cosas interesantes y ricas y un día nos los encontramos por casualidad mientras buscábamos nachos de maíz sin aceite de palma para un guacamole. De todas formas, sirve cualquier otra pasta, ¿eh? Lo distinto de esta es que es 100% centeno integral, porque las integrales que se ven habitualmente suelen tener una parte pequeña de cereal integral y suele ser trigo.

      Y puedes sustituir la leche por lo que quieras, claro, jajaja. Faltaría más. Hay algunas bebidas de avena que, aunque no lleven azúcar añadido, tienen un regusto más dulce que otras. Yo he probado varias marcas (y te recuerdo que la leche de avena entró en nuestra casa por culpa de tus recetas) y la que más me gusta es la que vi que teníais vosotros en casa el último día. Es cuestión de ir probando 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s