Hoy es mi primer cumpleaños

El papá que siempre llegaba tarde

Érase una vez un papá que siempre llegaba tarde. Fíjate tú si llegaba tarde, que hasta a su paternidad llegó tarde. Incluso tardó en darse cuenta de que llegaba tarde. Un desastre, en definitiva.

También llegó tarde a este blog. Un año, para ser más exactos. Un año lleno de primeras veces que su memoria de pez pronto irá olvidando. Suerte tiene el papá de haber encontrado una mamá con memoria de elefanta; con ella y con la montaña de fotos que dan testimonio de todo lo que pasó durante ese año tendrá que apañarse el papá para contarle a su gusanita lo felices que fueron durante aquellos doce meses.

Afortunadamente el papá llegó a tiempo de algunas cosas. Su niña diminúscula, como le gusta llamarla, tuvo la deferencia de esperar a papá antes de empezar a andar, a hablar, a dormir del tirón… No sé cuántas de esas primeras veces acabarán en el blog de papá; está todavía por ver.

Mientras todo eso llega, papá lo seguirá intentando, y ya está practicando con su patinete para no volver a llegar tarde nunca más; un seto en la cuesta abajo de camino a su trabajo y la uña del dedo que pulsa el botón izquierdo del ratón pueden dar fe de ello.

Espero que sea cierto aquello del “más vale tarde que nunca”.

Anuncios

2 comentarios sobre “El papá que siempre llegaba tarde”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s